Desde temprano, miembros del Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas de La Matanza repartieron chocolate caliente y alfajores a los vecinos y participantes del evento que comenzaron a congregarse sobre la Avenida Polledo, en la localidad matancera de Rafael Castillo.

La celebración comenzó con la interpretación del himno nacional entonado por el veterano de guerra del conflicto del Atlántico Sur y Malvinas Argentinas, Fabio Santana, secundado por la banda de música municipal, dirigida por Dante D´Iorio. Posteriormente, el obispo de Gregorio Laferrere, monseñor Gabriel Barba, leyó una oración y dio, finalmente, lugar a la intendenta Verónica Magario para que pronuncie un discurso en el ducentésimo sexto aniversario de la Revolución del 25 de Mayo.

La mandataria local realizó un breve recorrido sobre las implicancias que tuvo el proceso revolucionario para la constitución de nuestro país: “estos valores, estos símbolos que son los que nos fueron formando a los argentinos, que nos dieron historia, nos dieron identidad, pero sobretodo nos dieron la posibilidad de cambiar, y de ir haciendo nuestra propia patria”, sostuvo la mandataria, frente a los abanderados de las distintas instituciones que se preparaban para desfilar sobre la avenida. En el escenario se encontraban el jefe del PJ provincial, Fernando Espinoza, las diputada nacional por el FPV, Marisa Guerin, el rector de la UNLaM, Daniel Martínez, el presidente del Consejo Escolar, Alejandro Schwartzman, el delegado municipal de Rafael Castillo, Miguel Angel Leiva, el jefe departamental de la policía en La Matanza, comisario mayor Enrique Sobrero, secretarios y subsecretarios municipales, concejales, consejeros escolares, entre otros funcionarios.

Luego de mencionar algunas obras realizadas durante la gestión de Fernando Espinoza, y recordar a la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, a quien calificó como “una presidenta que hacía patria”, Magario, situó el eje de su discurso en la “situación crítica” que afronta la coyuntura matancera en el plano económico y social.

“Yo se que en este tiempo, estos últimos meses para ninguno de los matanceros han sido fáciles”, pronunció Magario, denunciando, frente al reclamo de algunos vecinos de la ciudad de Rafael Castillo, la paralización de obras: “la obra de cloacas de Estanislao del Campo, una obra que habíamos comenzado a fines del año pasado, este presidente actual decidió pararla, y esto significa que todo Castillo no pueda tener cloacas”, exclamó la intendenta. En suma, mencionó que “desde Diciembre” la construcción de la nueva sede de la Universidad de La Matanza -ubicada en el kilómetro 32, en González Catán- se encuentra parada, pero que decidió “continuar esa obra, terminarla” y que va a “exigir el año que viene que sea abra esa sede de la universidad” y “que pongan el presupuesto para la universidad”. Finalmente, Magario llamó a los matanceros a “redoblar el esfuerzo” y cerró su discurso con un “viva la patria”.

La celebración prosiguió con el desfile cívico conformado por alumnos y docentes pertenecientes a jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias, representantes de la UNLaM, de los bomberos voluntarios de La Matanza, de la granja comunitaria ADUNLAM, de la Escuela Municipal de Guardavidas de La Matanza, de la murga Alta Fantasía, entre otras instituciones, asociaciones barriales y organizaciones sociales.