(Foto: archivo)

Agustín Fernando Viera Alayón, de 33 años, fue detenido en las últimas horas por efectivos de la DDI de La Matanza, en colaboración con policías de la Ciudad.

Viera Alayón tenía pedido de captura internacional, ya que es el principal sospechoso del brutal asesinato de Javier Correa, ocurrido en mayo de 2019, en Tapiales.

Correa tenía 23 años y perdió la vida a puñaladas, delante de su novia, a manos de una patota.

“Yo voy a luchar para que les den la condena máxima, no espero menos, es lo que se merecen por lo que hicieron”, dijo Elizabeth Rivero, madre de la víctima.

Por el caso, Agustín Vasanllot y Gabriel Avallone comenzaron a ser juzgados en la última semana como coautores del delito de “homicidio simple”. Los detectives de la DDI La Matanza establecieron que el prófugo se movilizaba en cierto vehículo y que estaba viviendo en el barrio porteño de Versalles.

Viera Alayón quedó a disposición del fiscal Federico Medone, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.

El sábado por la mañana, el funcionario judicial indagó a Viera Alayón por el mismo delito por el que están siendo enjuiciados sus presuntos cómplices, uno de los cuales había sido detenido en la localidad de Tandil, donde se había escondido.

Según las fuentes, el acusado se declaró “inocente”, ya que de acuerdo a su testimonio no estuvo en el lugar al momento del crimen. Sin embargo, los investigadores identificaron a los tres imputados a través de las cámaras de seguridad que captaron el momento del ataque.

¿Que pasó?

El hecho ocurrió en la madrugada del domingo 12 de mayo de 2019, cuando la víctima estaba con su novia y un grupo de amigos, en el cruce de las calles Altolaguirre y Tuyutí, en la Plaza de la Bandera en la localidad de Tapiales.

“Iban a entrar a un boliche y estas personas estaban haciendo disturbios hasta que provocaron al grupo que estaba mi hijo”, recordó Elizabeth a Télam y añadió: “Les dijeron ‘se van de la plaza o los matamos a todos’”.

Los agresores lo atacaron a golpes y con armas blancas cuando estaba de espaldas, por lo que el joven quedó gravemente herido.

“A mi hijo le dieron tres puñaladas, una le cortó la aorta y agonizó dos días. No se conocían, no sabemos quiénes son, solamente fue por el hecho de que se fueran de la plaza”, aseguró la madre del joven.

Correa fue trasladado de urgencia al hospital Balestrini de Ciudad Evita por un grupo de amigos y quedó internado en terapia intensiva hasta que el 14 de mayo falleció a raíz de las lesiones sufridas.