Esta tarde, un hombre fue condenado a prisión perpetua por el crimen de Leandro Alcaraz, el colectivero asesinado a balazos en 2018 en Virrey del Pino, homicidio por el que ya había sido hallado culpable otro joven que era menor de edad al momento del hecho y que se cree efectuó los disparos contra la víctima, informaron fuentes judiciales.

En un fallo unánime, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de La Matanza impuso la pena máxima a Cristian Nielsen López Brizuela de 23 años por el homicidio calificado por alevosía” del chofer y por el “robo agravado por el uso de arma de fuego” cometido momentos después a una mujer, a quien despojaron de un celular que posteriormente resultó clave para la localización de los asesinos.

Antes de dar a conocer el veredicto a través de una videoconferencia, Brizuela pronunció sus “últimas palabras” en las que aseguró que la persona quién disparó contra el colectivero fue el otro joven ya condenado.

“Es cierto, pero aquel fue el autor material bajo la dirección de él, y así fue la acusación de la fiscalía”, explicó a Télam una fuente judicial.

En la misma causa, el 19 de octubre del 2019 fue condenado tras juicio abreviado homologado por el juez de Menores de La Matanza, Daniel Oscar Testi, un joven que al momento del crimen era menor de edad y recibió una pena de 14 años de prisión.

La pena impuesta esta tarde, minutos después de las 16.30, coincidió con la que había solicitado durante la etapa de alegatos el fiscal de juicio Sergio Antín, quien también le imputó el agravante de la “participación de un menor” tanto en el homicidio como en el robo.

En comunicación con MatanzaDigital.ar, Fidalgo comentó que “desde el Patrocinio de Asistencia de las Victimas de delito del Colegio de Abogados La Matanza estamos muy conformes con el fallo. Consideramos que se hizo justicia. Si bien nadie le va a devolver la vida a Leandro Alcaraz, Jesica (viuda) y su hija pueden tener la tranquilidad de saber que hoy el asesino está condenado”.

“Fue muy duro escuchar a la esposa de Leandro contar, cómo el viernes anterior a su asesinato, se habían endeudado para refaccionar el baño de su casa, y que por ese motivo, Leandro había decidido ir a trabajar para hacer un doble turno y así ir pagando la deuda”. Lamentablemente, ese día mientras realizaba el recorrido, “un asesino, que no tenia intenciones de pagar el boleto, le aplicó la sentencia de muerte”, comentó el abogado.

Para finaliza, Fidalgo destacó la labor y agradeció “al Doctor Antín y especialmente al fiscal Emilio Spatafora, que se encargó de recolectar las pruebas e hizo un trabajo extraordinario. Creo que con esto se cierra una etapa para la familia Alcaraz y arranca una nueva vida”.

¿Qué pasó?

El hecho ocurrió el 22 de abril de 2018, cuando Alcaraz conducía el interno 103 de la línea 620 y, al llegar a una parada situada en Santiago Bueras y Concordia, en Virrey del Pino, fue asesinado de un balazo en el tórax y otro en el cráneo, ambos efectuados con un revólver calibre 38.

Según reconstruyeron los investigadores, el homicidio fue cometido luego de una discusión que el chofer mantuvo con un pasajero porque no tenía carga en la tarjeta SUBE, tras lo cual éste llamó al supuesto cómplice para que concretara el crimen.