Según un relevamiento encarado por el Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM) en 94 supermercados de grandes cadenas y 566 comercios de proximidad del Gran Buenos Aires, Capital Federal, Mar del Plata, Rosario y otras seis grandes ciudades del país, la canasta navideña subió 29,3 por ciento con respecto al 2016.

De acuerdo al sondeo, los artículos que más subieron son las almendras, con aumentos de 37,3 por ciento, seguidas por la sidra, el champagne y otros espumantes, con aumentos de hasta 35,1 por ciento. En los enlatados, se registraron subas promedio de 28,2 por ciento, mientras que los turrones y otras confituras mostraron una suba promedio de 21,6 por ciento. En contraste, los productos que menos se encarecieron son los panificados, como panes dulces, budines y tortas, con una suba de 17,3 por ciento en promedio, debido al sobrestock.

El titular de la organización, Miguel Calvete, en diálogo con el programa Después vemos, especificó que “las variaciones van entre el 18 y el 38 por ciento”.

“Estamos hablando de bebidas espumantes, confituras y panificados, pero también contamos dentro de la canasta a determinados cortes de carne, como el peceto o el pollo, que son típicos de esta fecha, que pueden tener incrementos de entre 50 y 60 por ciento porque hay sobredemanda”, observó al respecto.

Asimismo, Calvete aseguró que durante el relevamiento hallaron casos de publicidades engañosas, especialmente, en las grandes cadenas. “Hay grandes hipermercados, tanto nacionales como extranjeros, que hacen anuncios por supuestos precios congelados con respecto al año pasado, pero hallamos que eso no es verdad”, planteó.

Así, por ejemplo, una cadena francesa que asegura que ofrece una canasta prearmada a igual valor que en 2016, “en realidad, está vendiendo un combo con menos productos, porque las cajas que eran de ocho son de seis, y las que son de seis son de cuatro artículos, y además las arman con marcas propias, y no con las marcas que vendían el año pasado”, dijo el titular de INDECOM. En otros casos, hallaron fuertes incrementos de precios de una semana a otra en productos populares para la época, que pueden llegar al diez por ciento semanal y al 40 por ciento mensual.

Como conclusión, de acuerdo a Calvete, “el precio promedio de la mesa de fin de año será de entre 430 y 760 pesos por persona”, si se cuenta la entrada, el plato principal, la mesa de dulces y las bebidas. “Las compras navideñas se hacen, sobre todo, en las semanas previas a las Fiestas y es en ese momento cuando hay que estar más atentos, porque suele haber muchas remarcaciones”, cerró.