Tras el hábeas corpus presentado por la defensa del ex presidente de Brasil, Luiz Inácio ‘Lula’ Da Silva, la Corte Suprema de Justicia de aquel país anuló las condenas que se le habían impuesto por presunta corrupción durante su mandato en la causa conocida como ‘Lava Jato’.

Según el máximo tribunal de justicia brasileño, las causas fueron anuladas porque los jueces que condenaron a Lula no tenían la jurisdicción correspondiente, ya que no existen vínculos probados entre la causa de Lava Jato y la corrupción de la empresa Petrobras. Así, podría presentarse como candidato en las elecciones del año próximo.

De esta manera, el juez anuló las condenas y remitió las causas al tribunal regional de Brasilia, la capital del país vecino, donde los jueces deberán decidir si la causa pasa a un juez de primera instancia y todo el proceso comienza nuevamente.

Por su parte, el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, consideró que la decisión avala al teoría del funcionamiento del ‘lawfare’ contra los candidatos populares, como sucedió con Lula Da Silva, que por estas causas fue impedido de participar en los comicios presidenciales de 2018, en los cuales se impuso Jair Bolsonaro.

“Los casos de Evo, de Lula y de Correa son casos donde claramente se quiere doblegar la voluntad de un candidato opositor para sacarlo de carrera”, consideró el mandatario argentino: