Tras el anuncio que realizó el presidente de la Nación, Alberto Fernández, sobre las nuevas medidas de prevención para contener la segunda ola de contagios de Covid-19, muchos sectores comerciales volvieron a ver afectados su ‘normal funcionamiento’ en esta nueva normalidad.

En sintonía con el Jefe de Estado, el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, aseguró que “se aplicarán severas multas por incumplimientos” a quienes no respeten estas medidas protocolares y las restricciones nocturnas que incluyen “cierre de locales de gastronomía de 23 a 06 horas, prohibición de circular desde las 00 a las 06 horas, y se agrega un cierre de comercios en general desde las 20 a las 6 de la mañana”.

Reapertura

El 2 de octubre del año pasado, luego de que las autoridades municipales les habilitaran el funcionamiento y la atención al publico bajo estrictos protocolos, los bares y cervecerías levantaron sus persianas con esperanzas de volver a generar ingresos y así ponerse al día con las deudas y los sueldos atrasado que había traído aparejado el confinamiento.

Restricciones

En comunicación con MatanzaDigital.ar, Salvador, el dueño de la cervecería “Santa Birra”, ubicada en el centro de la ciudad de San Justo, comentó que escuchar el anuncio del presidente le “generó mucha angustia. Ya lo veía venir, pero siempre tenía la esperanza de que solo sean rumores”.

Al ser consultado sobre cómo afectaría estas medidas en su negocio y a sus empleados, Salvador detalló que “uno cuando trabaja, puede hacer un montón de cosas. Habíamos incorporado gente nueva al staff y hoy, la verdad es que tenemos que ver como seguimos adelante. Seguramente vamos a implementar turnos rotativos para los empleados. Espero no tener que sacar a nadie. Pero esta situación es muy compleja y siempre estamos con el miedo de no poder sobrevivir”.

El reclamo

Ayer por la tarde, varios trabajadores del rubro, realizaron un corte sobre General Paz y Alberdi, para visibilizar el drama que les generan estas medidas protocolares que, según los profesionales consultados por el Gobierno Nacional, evitarían profundizar la segunda ola de contagios y la saturación del sistema de salud.

“Hemos decidido iniciar una serie de protestas. Nos juntamos varios colegas, no solo de La Matanza sino también de Morón, Vicente López. Nosotros no queremos ninguna ayuda económica, no queremos que nos regalen nada. Solo pedimos que se revise la medida de esas 2 o 3 horas que nos recortaron”, detalló Salvador y agregó, “Estos últimos días veníamos trabajando muy bien con el permiso de cerrar el local a las 2 de la mañana. Si bien no es lo ideal pero nos ayudó un montón.

De boca en boca

En la misma linea, MatanzaDigital.ar dialogó con Daniel, un vecino emprendedor de Ciudad Evita, dueño de “De boca en boca”, una empresa familiar que se dedica a ofrecer servicios de lunch en varias localidades del distrito y en municipios linderos.

“Lamentablemente ya esperábamos alguna noticia como ésta, porque varios de los pedidos que teníamos para éstas fechas me los han cancelado”, dijo Daniel y agregó, “nuestra situación es mas complicada, porque sin eventos, no podemos ofrecer nuestro catering. Si la cosa se llega a poner como el año pasado, nos fundimos. Mi familia y yo estuvimos varios meses sin poder trabajar. Y sin reuniones sociales, ni si quiera pude dar trabajo a mis mozos y ayudantes de cocina”.

Consultado por la situación económica, Daniel detalló que “en diciembre, con la apertura, pudimos generar algo de ingresos, con lo que nos pusimos al día con algunas deudas que teníamos. Por suerte, en febrero y marzo pudimos volver a trabajar bien, pero ahora, justo que estábamos poniéndonos al día, se nos cortó de nuevo”.

Según las respuestas que recibimos por parte de los trabajadores consultados, desde el ejecutivo municipal, aún no han organizado ninguna reunión con los gastronómicos. Aunque todavía siguen a la espera de una posible solución a este freno, los dueños y trabajadores de bares y cervecerías se lamentan otra vez, porque estas medidas “nos tocan el bolsillo a todos”.

Medidas que sirvan

Para finalizar, Salvador destacó que “ojalá que estas medidas sirvan para disminuir los contagios y salvar vidas”, pero también se lamentó ya que, desde su perspectiva, “los contagios pasan por otro lado. La disminución de contagios se da cuando se realizan los controles que hay que hacer. Creo que tuvieron un tiempo suficiente para poder preparar todo esto y pensar que la única solución no sea otra vez guardarnos a todos”.

Por su parte, Daniel dijo que “a pesar de que esta situación afecta económicamente a toda mi familia, tengo la esperanza de que todo esto del virus se solucione pronto, porque así no podemos seguir viviendo y mucho menos pensar en trabajar”.

“Así como en un teatro o cine, con capacidad reducida se les permite trabajar, a los salones de eventos, bares, etc, con las mismas medidas sanitarias o mejores, se puede lograr una tranquilidad para la familia de esos trabajadores y para todos”, concluyó Daniel.