Un grupo de investigadores del CONICET, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) desarrollaron una tela antiviral, antihongos y antibacteriana para confeccionar barbijos en colaboración con la PYME textil Kovi S.R.L, ubicada en Lomas del Mirador. El costo es de sólo $324.

Los tapabocas, llamados Atom-Protect, tienen la ventaja de poder ser utilizados durante ocho horas seguidas sin necesidad de lavarse y que, en el caso de ser higienizados con agua y jabón, sus propiedades antivirales, fungicidas y antibacterianas no se desprenden hasta en 15 lavados, por lo que pueden volver a utilizarse.

Están confeccionados por tres capas de dos telas, con algodón poliéster y polímeros, que son los que permiten la permanencia de las propiedades sanitizantes. Contiene iones de plata y de cobre, lo que hace que la absorción de la humedad sea mucho más lenta, según informaron los desarrolladores.

Sus propiedades antimicrobianas fueron testeadas con éxito por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y su acción antiviral por el Instituto de Virología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), lo que garantiza el respaldo del Estado nacional respecto a su efectividad.

Además, según detallaron desde Kovi S.R.L., tiene el rendimiento equivalente a 15 barbijos descartables y absorben la humedad de respiración, habla y tos. Se puede comprar vía web y el 10% de las telas producidas es entregado en donación a pequeños talleres textiles para que se confeccionen y repartan entre los más necesitados.

Este desarrollo conjunto entre PYME, las universidades públicas y el CONICET, responde a una política del gobierno de Alberto Fernández de poner en valor la ciencia argentina. Cabe recordar que en febrero de este año, se había anunciado el aumento en los ingresos al organismo y en sus presupuestos para proyectos científicos.