Este martes fue atacado con explosivos un local partidario del Frente de Todos en la ciudad de Bahía Blanca, al sur de la Provincia de Buenos Aires. Afortunadamente no se reportaron personas heridas o víctimas fatales, pero el lugar quedó destrozado y los edificios vecinos fueron afectados.

El atentado fue reportado a las 3 de la mañana de este 25 de mayo y, según los peritajes realizados, se realizó a través de “la detonación del envase por exceso de presión, siendo este metálico, posiblemente aluminio” y explotado a distancia de manera eléctrica aunque “no pudiendo determinar si es remoto inalámbrico o con temporizador”.

Facundo Tignanelli, presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados bonaerense, lamentó lo sucedido y explicó que tiene asidero porque “hay un contexto en que se dice cualquier cosa y se legitima la violencia desde un sector político y cierta parte de los medios de comunicación”.

“Cuando se tiene un discurso tan violento y no tiene condena, pasan estas cosas”, afirmó el referente matancero haciendo referencia a la exposición del periodista Alfredo Leuco, quien había pedido ‘una nación sin kirchneristas’ en su programa de televisión transmitido por el canal La Nación +.

Por su parte, el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay (Juntos por el Cambio), se solidarizó con la dirigencia política del Frente de Todos y calificó como “inconcebible” el ataque. “No hay absolutamente nada más allá de las situaciones de dificultades que tenemos como sociedad que justifique el más mínimo episodio de violencia”, repudió.

Tras la explosión, que fue realizada con un artefacto casero y que, según las pericias, si hubiera habido gente podría haber perdido la vida o ser severamente dañada, se encontraron pancartas con consignas ‘antisistema’, con ataques a la dirigencia política, jueces y periodistas.