La Evaluación Nacional Aprender 2016 volvió a llevarse adelante en diferentes escuelas de La Matanza. La semana pasada, sindicatos docentes, padres y alumnos se movilizaron en contra del Programa de evaluación, situación que se materializó en ausencias y boicots al Operativo. “El gobierno intento redoblar la apuesta, lo cual contradice todas las declaraciones que vinieron realizando”, explicó a Matanza Digital la secretaria general de la seccional matancera de SUTEBA, Romina Del Plá, en relación a las expresiones del Ministro de Educación y Deportes de la Nación, Esteban Bullrich quien afirmó que Aprender se había desarrollado “de manera exitosa”.

La dirigente gremial denunció la forma “patoteril” con la que los veedores y aplicadores del Programa se dirigieron hoy a los alumnos para volver a llevar a cabo el Operativo. “Amenazaron a los alumnos diciéndoles que les iban a pasar doble falta o no les iban a entregar el analítico. Todo un trabajo de presión para que los chicos hagan esta prueba”, explicó. En esa línea, calificó la nueva instancia de evaluación como una acción “desesperada” por parte de las autoridades de la cartera comandada por Bullrich y cuestionó: “¿Que tipo de evaluación es una cuyos resultados se han filtrado por todos los canales de televisión y redes sociales?”.

Del Plá comentó que desde SUTEBA La Matanza realizaron esta semana nuevas asambleas en escuelas matanceras informando sobre la continuidad del rechazo al sistema de evaluaciones. Además, indicó que el primero de noviembre podría volver a tomarse la evaluación, por lo que desde el sindicato docente se encuentran analizando la posibilidad de llevar a cabo una movilización en repudio del Programa hacia la Jefatura Regional.

“Nos enteramos hoy que se iba a evaluar. Nunca nos avisaron si iban a venir. Fue sospechosamente sorpresivo”, comentó, por otro lado, una docente de la Escuela Media n° 6 de Ramos Mejía. Según explicó la docente, a diferencia de la semana pasada, en esta oportunidad no hubo suspensión de las clases y se pasó falta a los alumnos para poder garantizar su presencia en la evaluación. “Estamos en Octubre, todos los chicos llegaron de Bariloche, y están con un pie adentro y un pie afuera”, sintetizó.

Además, señaló la existencia de varias irregularidades, como la falta de aplicadores para llevar a cabo la evaluación en los cursos, y de cuadernillos para todos los alumnos presentes. Y al igual que lo denunciado por Del Plá, Salomón manifestó recibir, junto al resto del cuerpo docente, presiones por parte de las autoridades: “Los directivos advirtieron que cualquier comentario que ellos consideren fuera de lugar iba a ser elevada un acta a quien corresponda porque se iba a entender como política partidaria”.