En su discurso de apertura de las Sesiones Ordinarias en el Congreso de la Nación, el Presidente Alberto Fernández tuvo una fuerte referencia a quienes fueron las autoridades del país entre 2016 y 2019, con Mauricio Macri a la cabeza, por la millonaria deuda externa tomada en ese período.

“He pedido que se inicie una querella criminal tendiente a determinar quiénes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales que nuestra memoria recuerda”, explicó públicamente el mandatario.

Se refiere a los 44 mil millones de dólares que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le prestó a la Argentina durante el mandato de Macri y que “se esfumaron antes de que asumiéramos en diciembre de 2019”. Esa deuda es la que comenzó a renegociar el ministro de Economía, Martín Guzmán.

“Una deuda tomada por un gobierno irresponsable que tuvo un crédito otorgado a su favor por motivos absolutamente políticos”, calificó Fernández, quien agregó que “merece una revisión y un tratamiento adecuados a la hora de su renegociación”.

Por otra parte, también se refirió a las políticas para luchar contra la violencia de género, sobre el funcionamiento de la Justicia y sobre el proyecto de eliminación del impuesto a las ganancias, sobre el que pidió al cuerpo legislativo “que apure el tratamiento para que 1.200.000 argentinos dejen de pagarlo”.