Tras el fallo dictado por la Corte Suprema que permite a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desobedecer el decreto del Poder Ejecutivo Nacional, el Presidente Alberto Fernández se mostró con Cristina Fernández de Kirchner, Axel Kicillof y Sergio Massa, entre otros, inaugurando un plan de finalización de viviendas.

Aquí estamos los que estamos convencidos de lo que hay que hacer en la Argentina y no va a haber tapa de los diarios ni sentencia judicial que nos deje o nos lleve a hacer aquello que debemos hacer en favor de los argentinos”, advirtió el mandatario al iniciar su discurso en Ensenada.

También remarcó que “esta foto es de nuestra unidad, de los que queremos poner de pie a la Argentina después de un tiempo en que la derrumbaron, la pusieron de rodillas, la endeudaron, le quitaron la educación y la salud”, en referencia a la gestión anterior, y aseguró que “nadie va a hacernos ceder en eso“.

“Estamos en una provincia donde una Gobernadora se jactaba de no abrir más hospitales, de terminar con el aumento de las universidades porque ‘los pobres no llegan a la universidad’, y cerraban colegios”, recordó Fernández. “Cuando Axel llegó, había menos colegios que los que había cuando Cristina dejó el gobierno”, dijo en referencia al cierre de escuelas en el delta durante la gestión de María Eugenia Vidal.

Por su parte, Kicillof aseguró que “lo que está pasando en estos días me hizo acordar a la causa de Dólar Futuro”, en la que tanto él como Cristina Fernández habían sido acusados pero fueron sobreseídos por ‘inexistencia de delito’. “El lawfare parece una batería de cuestiones destinadas a molestar, perseguir o castigar a los dirigentes políticos”, agregó.

El Programa, que busca reconstruir busca terminar 55.000 viviendas que fueron abandonadas desde 2016, fue presentado en Ensenada y contó, además de los nombrados, con la presencia del Intendente Mario Secco, la Vicegobernadora Verónica Magario y el Diputado provincial Facundo Tignanelli, entre otros.