Con el objetivo de reducir los riesgos de inundación y desbordes, la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) realizó trabajos de limpieza y mantenimiento de la Reserva Natural de Ciudad Evita junto con la  Dirección de Mantenimiento del Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos de la Provincia de Buenos Aires.

Según informaron desde el organismo, habían detectado residuos urbanos acumulados, además de troncos y malezas, que impedían la circulación del flujo de agua que corre dentro de la reserva. Estos anegamientos generan riesgos de inundación por lluvias o desbordes en el cauce del agua.

De los trabajos en el área protegida, además, participaron las cooperativas de trabajo Fuerza de Alma Ltda. y La Gaviota Ltda. que aportaron un número de 70 personas para la limpieza y desobstrucción en los casi 500 metros del canal de agua. Utilizaron herramientas manuales y no maquinarias pesadas para no dañar la fauna y flora del lugar.

También se estableció un compromiso por parte de la ACUMAR a través del cual se plantarán nuevos árboles para reponer a los que estaban caídos y algunos otros que debieron cortarse para lograr la movilidad de la cuadrilla de trabajadores, además de la renovación de la protección del espacio como Reserva Natural.